Enfrentar la noticia de un diagnóstico de cáncer es difícil pero no tienes que hacerlo solo.

Enfrentarse a la enfermedad implica mucho más que la parte física y emocional; es enfrentarse a un impacto en las finanzas y en la calidad de vida. Una de cada tres personas será diagnosticada con algún tipo de cáncer en su vida, sin estar preparada para los altos costos que enfrentaría con esta enfermedad.

Este seguro te da dinero cuando más lo necesitas, ya que el plan paga un beneficio en efectivo cuando se diagnostica, inicialmente, un cáncer que esté cubierto por la póliza, con una variedad de beneficios adicionales y pagaderos durante el tratamiento del cáncer.

Usted puede usar estos beneficios en efectivo para pagar gastos por servicios médicos pagados del propio bolsillo, el alquiler o la hipoteca, la comida o las facturas de servicios—usted decide en que usarlo.